17.1.14

Un poema ácido de Blanca Varela














La vida, esa carrera que se corre y muchas veces se pierde (en vida) Pero, ¿debe vivirse para competir? No sé si ése es el mejor camino para llegar a una meta inexistente. Haya codazos o apresuramientos o sendas equívocas la percepción de lograr algo es ilusoria. Y el fin, siempre relativo. Ganar una carrera parcial para meternos en otra, ¿gratifica nuestra conciencia o es el triunfo de la inercia que nos lleva? Temer la inercia, pues resulta difícil controlar el curso de los torrentes. El riesgo de sentirnos desalojados de un cauce, sin comerlo ni beberlo, nos hará encallar de mala manera en ribazos llenos de maleza, cuando no de agua putrefacta. Pero eso es vivir, también saber. Aunque nos insatisfaga. Blanca Varela y su poema Curriculum vitae, de ácida y sufridora realidad:

"digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores
sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora."






7 comentarios:

  1. Una se siente mal leyendo estas cosas, un flhash delante de tus ojos cuando menos lo esperabas, cuando habías logrado cierto equilibrio..pero al mismo tiempo una se siente bien porque ve que sus reflexiones aunque no pueda verbalizarlas con tanta realidad y precisión, se sienten cómplices, acuden al mismo acto.

    Como ya te dije, me disperso mucho con tus aportaciones y eso me gusta.

    Marinela

    ResponderEliminar
  2. ¡La vida...!, esa que tiene tantas lecturas y que tú dibujaste como introducción a ese magnífico poema.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la acidez de Blanca Varela...¿Quién dijo que fuera fácil?.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A veces nosotros somos nuestro pero enemigo.. luchamos contra ese lado oscuro que no llegamos a aceptar..
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. La competición es lo único que nos separa de lo verdadero.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por seguirme. Eres una artista.

    ResponderEliminar