4.10.18

La conciencia clara de Marta Sanz sobre la maternidad




















"Yo no he sido madre porque no me ha dado la gana". Escritora Marta Sanz. Más claro, agua. El mundo, parafraseando el himno, ha cambiado de base. Esa es una de las revoluciones más importantes de nuestro tiempo. De todos los tiempos, civilizaciones y culturas. La mujer que quiere ser mujer, no ama de casa obligada, ni esposa obligadamente amante y fiel, ni mera mamá solícita, muchas veces también obligada, ni empleada de segunda, ni...¿Que Marta Sanz es una privilegiada porque lo tiene claro? Bendito privilegio el de quien se sostiene de su esfuerzo, de sus personales objetivos y de la elección más libre posible de su forma de vivir.

Dice más la escritora: "Hasta no hace mucho, maternidad y cuidados eran temas de revistas que te enseñaban a hacer un punto del derecho y otro del revés. Ser una madre formaba parte de esa generosidad doméstica que nunca se remuneró porque se vinculaba con la naturaleza y los deseos femeninos: la pulsión biológica perpetúa la especie y, en ese afán, convierte la cueva en un lugar confortable. La invención de arado motivó que los trabajos se redistribuyeran, ya que las recolectoras no disponían de fuerza suficiente para su manejo. Las mujeres colonizan la intimidad. En ese contexto, la maternidad es objeto de estudios antropológicos, económicos y culturales: el ecofeminismo cuestiona la avalancha de madres que hacen de la experiencia materna el centro de su vida, mientras que divulgadores reaccionarios hablan de mujeres frustradas por haber perdido su oportunidad biológica". Claro que ¿a todas las mujeres les puede dar la gana como a ella, no solo de no asumir la maternidad sino de vivir fuera de las sujeciones? "La libertad de las opciones libres según se mire y para quién", apuntilla.




Fotografía de Ricardo Fernández Otazo


9 comentarios:

  1. No es la primera mujer que lo dice, y que lo hace, como quien decide quedarse soltera. Tiene suerte de poder decidir, mientras que quien quiere ser madre y no puede por cuestiones físicas no puede elegir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta Sanz, además de buena novelista es una persona de ideas reflexivas, elaboradas y claras. Conviene seguir en los medios sus artículos de opinión. Leer sus novelas es cosa de elección e cada cual.

      Eliminar
  2. Es una declaración de principios que todos deberíamos respetar.

    Cuando nos casamos, mi esposa y yo fuimos aplazando la paternidad, hasta el momento en que decidimos no tener descendencia.

    Durante años soportamos las preguntas incomodas de el porque de nuestra falta de hijos. Hartos de todo, acabamos mintiendo y diciendo que había un problema de fertilidad.

    ¿ Y la verdad ?, no tenemos demasiado claro si realmente nos hemos perdido alguna cosa, viendo las consecuencias de la maternidad y paternidad en nuestro entorno.

    Pero cada vez que escuchaba la maldita pregunta, sentía una ganas tremendas de mandar a paseo al pelmazo de turno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pasar de la gente que se mete en lo que no le llaman. Hay que pasar de los estereotipos y de las normas generalizadas y de las tradiciones religiosas y culturales (van unidas en este país) que son losas. Creo que las nuevas generaciones van entendiendo las cosas de otra manera, vistas las consecuencias de la maternidad y paternidad y relaciones de pareja y violencia larvada o abierta y problemas de habitabilidad y etcétera que hace infelices a los individuos. Muchos de estas generaciones jóvenes quieren vivir por sí mismos sin atarse a lo que se tiene y a lo que no se tiene.

      Eliminar
  3. Yo que tuve la enorme suerte de entender / el amor a la luz de las risas de mis bebés. / Yo que he aprendido a recordar las caricias / de sus abrazos / muchas veces les percibo en el destello de algunos ojazos.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante tu tópico. La mayoria de los milenios no quieren ser padres.Traer hijos al mundo a un mundo tan complicado y difícil no es bueno para ellos. Yo fui madre. lo necesita y ahora soy yo y adoro mi soledad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente cada opción es legítima. Y las conquistas de la mujer en el mundo occidental sumamente importantes. Decidir siempre es difícil. Pero los tiempos nos van a exigir a todos pensarnos bien los pasos. Además las leyes sociobiológicas hoy están en entredicho en el mundo occidental. Los trabajos han cambiado y desaparecido, hay que repensarse las relaciones, las maternidades y paternidades. De hecho ya se está haciendo. Gracias por pasar.

      Eliminar