1.4.14

El diablo ironista de Pessoa












El diablo dice a la señora en el relato de Pessoa La hora del diablo: "Existo desde el principio del mundo y, desde entonces, soy un ironista. Ahora bien, como usted debe saber, todos los ironistas son inofensivos, salvo si quieren usar la ironía para insinuar alguna verdad." ¿Será por ello que la ironía está tolerada en nuestro entorno? Cuando se dice alguna verdad, por mucho que uno se refugie en el sarcasmo, todo el mundo sospecha. La mordacidad debe morir en sí misma: ¡que no dé el paso de abrir su gabardina y enseñarnos sus interioridades! Pessoa, en el colmo de su pragmatismo irónico, pone en boca de Satán: "Yo nunca he pretendido decirle la verdad a nadie, en parte porque de nada sirve y en parte porque no la conozco." ¿No estará acaso reconociendo implícitamente dos verdades?



Fotografía de Jorge Molder


5 comentarios:

  1. Y si hay dos verdades, por antonomasia...hay dos mentiras.
    Son las consecuencias.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el escrito. La ironía. Me hizo recordar a una frase de Chizzo (creo que hoy u ayer era su cumpleaños) (de La Renga, claro)
    "¿Y en qué lugar habrá consuelo para mi locura, si esta ironía no tiene cura, y el final es en donde partí?

    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Lo irónico es que la verdad no existe.

    ResponderEliminar
  4. Considero la ironía como muy útil y aproximativa, el cinismo constructivo como una filosofía para no sucumbir, pero aborrezco la hipocresía como práctica y conducta de los sinvergüenzas e insolidarios.

    ResponderEliminar
  5. la ironía es un recurso muy elaborado, sólo hay que ver lo que cuesta a muchos jóvenes entenderla... el sarcasmo lleva implícito un grado de amargura que la ironía soslaya. Pessoa lo sabe, el diablo ni por sabio ni por viejo..
    un abrazo

    ResponderEliminar